miércoles, 12 de septiembre de 2012

Valencia Fashion Week primavera-verano 2013

El Ágora apuró ayer los últimos detalles previos a la inauguración oficial de los desfiles de la decimotercera edición de Valencia Fashion Week que comenzará hoy, a partir de las 17 horas. Ya está todo a punto para descubrir cuáles serán las tendencias que saltarán a la calle durante la próxima primavera-verano 2013.
Nada en el edificio de Santiago Calatrava se dejó a la improvisación: los técnicos de iluminación colgaron los últimos focos, la música repicó incesante y provocadora para ajustar tiempos, se retocaron algunos detalles en decoración y limpieza... Hasta las (y los) modelos, un total de 40, que durante los tres días de desfiles (del 13 al 15 de septiembre) lucirán las nuevas propuestas en moda, se apresuraron ayer a atender las explicaciones que Ana Ramírez, coreógrafa del certamen, les ofrecía en referencia al modo en el que deberían desfilar hoy (y el resto de jornadas) por la nueva pasarela que este año presenta Valencia Fashion Week. Porque la cita valenciana estrena, en esta ocasión, un escenario muy diferente.
Abrazada por un perímetro de palets de madera, 200.000 vatios de luz y casi 100.000 de sonido, los desfiles «se mezclarán» con el público, destacó la modelo valenciana Paola Sol, «muy contenta» de poder estar presente también este año en la cita. Además, continuó, «esta nueva fórmula es mucho más original y permite a los diseñadores innovar en la coreografía».
Álex Vidal, director ejecutivo de la pasarela, definió la misma como «innovadora». «Es completamente diferente a lo que hasta ahora se había realizado y también a lo que hemos visto en otras partes del mundo».
Alrededor de 700 asientos darán la bienvenida al público, unos asistentes que también podrán permanecer de pie hasta completar aforo. Además, contará con un perímetro conceptualmente abierta y estará dispuesta sobre 1.500 metros cuadrados de superficie. «En esta ocasión hemos ganado en capacidad de gente de pie y lo que vamos a hacer esta temporada es intentar no privarle entrar al recinto a la gente que quiera asistir».
Es más, apostilló Vidal, «si se conforman con estar de pie y poder ver un desfile en directo creo que vale la pena que venga todo el mundo a verlo porque vamos a dejar entrar a todos».
Mientras tanto, entre moquetas sin destapar y perchas llenas vestidos que se trasladan rápidamente de un lugar a otro del backstage, las modelos charlan a la espera de nuevas indicaciones que atender.
La malagueña Lydia Navas, imagen de la nueva edición de la pasarela, y afincada en Valencia, recuerda sus años de profesión. «Llevo unos 10 años sobre las pasarelas, ya no me pongo nerviosa en los ensayos previos. Durante los minutos antes de salir en el desfile sí que noto ese cosquilleo en el estómago», confesó simpática.
Paola Sol, por contra, afirmó ayer sí estar nerviosa. «Durante los momentos previos y los ensayos siempre tengo nervios, pero es algo a lo que ya estoy acostumbrada. Sobre todo porque lo quieres hacer bien, agradar a la gente que viene a verte y a la organización», confesó.
Para abrir boca, hoy abren fuego Zambrano, en el Village; Ion Fiz; Bibian Blue; Moisés Castañeyra; Gabriel Seguí; Álex Vidal y Gabriel Croissier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

dejame un comentario y tu correo electronico